Cómo quitar el esmalte permanente en casa

como quitar el esmalte permanente en casa

El esmalte permanente o semipermanente ha causado furor en salones de belleza. No en vano, este tipo de esmaltado tiene muchas ventajas frente a las lacas tradicionales. Su secado rápido y el hecho de que dure intacto semanas, sin descascarillarse ni perder brillo, han hecho que casi todas las mujeres hayan caído rendidas a la manicura permanente.

Sin embargo, en estos tiempos de confinamiento muchas mujeres se han encontrado con un problema. Las uñas han crecido y los salones de manicura están cerrados. Surge entonces la pregunta de cómo quitar el esmalte permanente en casa de forma segura.

Si bien lo mejor que podemos hacer es dejar esta tarea en manos de profesionales, debes saber que puedes quitarte el esmalte tú misma si no queda más remedio.

Necesitarás:

  • Algodones
  • Papel de plata
  • Una lima de grano no demasiado fino
  • Acetona pura
  • Un palo de naranjo
  • Crema de manos, aceite para cutículas o vaselina

El secreto del esmalte permanente está en que, gracias a los rayos UV, se convierte en una especie de plástico, mucho más duro que el esmalte tradicional, que se adhiere a la uña. Por eso dura tanto tiempo. Y por eso resulta más difícil de retirar.

como quitar el esmalte permanente en casa

Pasar un algodón empapado en quitaesmalte no servirá para nada. Lo primero que debes hacer es lijar la superficie esmaltada hasta quitarle el brillo. Lo que buscamos es hacer que el esmalte se vuelva poroso para que la acetona después pueda penetrar en él y ablandarlo.

A la hora de lijar, no lo hagas con fuerza. No se trata de retirar todo el esmalte. No debes lijar más que la capa superficial o estarás debilitando tus uñas. Si lo haces poco a poco, no tengas miedo, no estropearás tu uña.

Cuando hayas lijado tus uñas, empapa unos algodones en acetona pura. Este es el mejor producto para ablandar el esmalte permanente. Pero si no puedes conseguirla, un quitaesmalte con acetona servirá, solo que necesitarás dejarlo actuar durante más tiempo.

Ojo, coloca los algodones sobre las uñas, tratando de que no toquen demasiado tu piel porque la acetona la resecará y la puede irritar. Envuelve cada dedo en papel de plata y déjalo actuar unos 15 minutos si usas acetona pura o media hora si usas un quitaesmalte normal.

Pasado ese tiempo, puedes probar a retirar los algodones y con la ayuda del palo de naranjo, empuja suavemente, tratando de no rayar mucho la uña, el esmalte hasta retirarlo por completo. Si no se desprende del todo bien, vuelve a colocar los algodones unos minutos más.

Cuando hayas conseguido retirar el esmalte, tendrás que prestar especial cuidado a tus uñas durante unos días, porque es normal que estén quebradizas o debilitadas. En este otro post te contamos cómo recuperar tus uñas tras la permanente.