Dejé de tomar café 1 mes y esto es lo que ha ocurrido

El consumo de café ha aumentado en casi un 100% en los últimos 30 años. Yo era una más de esos millones de personas en el mundo que no sabían empezar el día sin su taza de café.

Dejé de tomar café al leer que una persona, de media, consume al año casi un kilo y medio de café. No había día que yo no tomara al menos 3 tazas. Y aunque yo pensaba que me sentaba de maravilla, no es lo que dicen los médicos.

Una taza de café al día, si lo elegimos de calidad, no torrefacto, lo preparamos bien y no lo llenamos con cucharadas y cucharadas de azúcar, no presenta grandes riesgos para la salud.

Pero tomado de forma repetida, todos los días, y en la mayoría de los casos más de una taza diaria, el café amenaza seriamente nuestra salud cardiovascular, pone a nuestras arterias en peligro, merma nuestra memoria, altera el sueño y puede causar también acidez estomacal.

Por todo esto dejé de tomar café durante un mes entero. Si eres de los que se pregunta si sería capaz de vivir sin café, esto te interesa. Porque dejar el café hace que tu cuerpo cambie mucho más de lo que pensabas. Para bien y para mal.

Mi primer día sin café fue un miércoles. Qué gran error. Si estás pensando en dejar esta bebida, elige un día en que no tengas que levantarte a toda prisa y rendir en el trabajo.

La primera mañana sin café fue de horror. No solo porque el cansancio y la sensación de sueño no me abandonó en todo el día, sino porque sentí que el tiempo avanzaba mucho más despacio de lo normal. ¿El resultado? Llegar tarde al trabajo y con más sueño que nunca.

¿Por qué nos sentimos cansados cuando dejamos el café?

La principal razón por la que el café genera cierta adicción se debe a su alto contenido en cafeína. Esta sustancia es un excitante bastante potente, y aunque no nos demos cuenta, es lo que nos pone en funcionamiento por las mañanas.

Las primeras consecuencias que notarás serán el cansancio, la falta de concentración y que disminuye bastante tu rendimiento.

Anterior