Cómo distinguir la gripe del resfriado, las 5 claves

Distinguir la gripe del resfriado común a veces es complicado. Son dos de las enfermedades más comunes. Y especialmente en estas fechas, la mayoría de nosotros sufrimos una u otro.

Pero algunos de sus síntomas son parecidos y es fácil confundirse. Sin embargo, saber diferenciarlos es fundamental para medicarnos correctamente y curarnos lo antes posible. Así que sin entretenernos más, os damos las claves para distinguir la gripe del resfriado.

distinguir la gripe del resfriado

Cómo distinguir la gripe del resfriado: la fiebre

Si tienes unas décimas de fiebre, es muy posible que lo que tengas es una gripe, no un resfriado. Tanto la gripe como los resfriados comunes son virus, pero estos no suelen ir acompañados de fiebre.

La fiebre es uno de los primeros síntomas de la gripe, y además hay que tener cuidado. Porque con esta enfermedad podemos llegar a tener fiebre alta, y eso puede ser muy peligroso.

En realidad, el aumento de la temperatura corporal no es más que una señal de que nuestro cuerpo está intentando liberarse del virus. Es importante mantenernos hidratados y tomar algún medicamento antipirético como el paracetamol para bajar la fiebre.

La tos

Este punto puede resultar complejo a la hora de distinguir la gripe del resfriado. Porque ambos pueden ir acompañados de tos, aunque es más habitual en los catarros.

La clave para saber lo que nos pasa es fijarnos en el tipo de tos que tenemos. Hay dos tipos: la seca y la productiva. Lo más normal es que la gripe, si nos da tos, sea seca.

La tos productiva, con flemas y sonidos en el pecho, es una señal habitual de los resfriados. Además de diferenciar el tipo de tos, hay que tratarlas correctamente.

Para la tos seca usaremos jarabes antitusivos. Para la tos productiva necesitaremos algo que nos ayude a expulsar las flemas. Estos son los medicamentos llamados expectorantes. Suelen ser jarabes, pero también hay pastillas efervescentes y sobres.

distinguir la gripe del resfriado

El dolor de garganta

Muchos procesos catarrales empiezan con molestias en la garganta. Si sientes que te rasca y te molesta al tragar o incluso al respirar, lo más probable es que estés sufriendo un resfriado.

Para calmar el dolor, puedes recurrir a pastillas para chupar que contienen antiséptico y suavizan la garganta, o a antiinflamatorios como el ibuprofeno.

La gripe rara vez te provocará esta sensación, más propia de las laringitis y faringitis.

Los mocos y el picor de ojos

Son otros síntomas que hacen difícil distinguir la gripe del resfriado, porque pueden acompañar a ambos. En la gripe podemos encontrarnos con estos síntomas a veces. Pero es muy, muy raro pasar por un resfriado sin moquear y tener los ojos llorosos.

Fijarnos solo en estos síntomas no será suficiente. ¿Tienes mocos y ojos irritados y además fiebre? Es raro que se trate de un resfriado sin más. Si por el contrario, además te duele la garganta y tienes flemas, lo más probable es que tengas un catarro.

Para atajar este síntoma son muy buenos los antihistamínicos, el medicamento que se le suele dar a la gente que sufre de alergia.

distinguir la gripe del resfriado

Los dolores musculares

Son junto a la fiebre la otra señal inequívoca de que tenemos gripe. Cuando cogemos la gripe no solo sentimos los efectos propios de los catarros.

También es habitual sentir debilidad y dolor en las articulaciones, excesiva sensibilidad en la piel y mucho cansancio.