Cómo nos afecta la primavera, para bien y para mal

De la primavera, dicen que altera la sangre. Y todos sabemos que el refranero tiene mucho de verdad. Te contamos cómo nos afecta la primavera, para bien y para mal. Y te damos algunos consejos para que la estación de las flores no te cause muchos trastornos.

cómo nos afectta la primavera

Astenia primaveral

El cansancio, la falta de vitalidad o energía y un sentimiento general de desgana es una de las formas en las que nos afecta la primavera. Y es un trastorno que responde a un nombre: astenia primaveral.

Según los médicos, puede llegar a sufrirla entre un 10 y un 15% de la población. Y se manifiesta especialmente cuando empezamos a notar los primeros síntomas de la primavera.

como nos afecta la primavera

Los cambios de luz y las subidas de temperatura de las primeras semanas de la estación provocan efectos psicológicos en algunas personas a las que les cuesta más adaptarse.

Los médicos insisten en que no se trata de una enfermedad, sino de un estado transitorio, y que no hay ningún tratamiento médico.

Las alergias

La mayoría de la gente se pasa el invierno deseando que llegue la primavera, que los días se alarguen y empiecen a subir algo las temperaturas.

Sin embargo, uno de los principales efectos que esta estación tiene en nuestro organismo es un aumento de las alergias. La falta de lluvias empeora bastante la situación, y puede convertir estos meses en una verdadera pesadilla para muchas personas.

cómo nos afecta la primavera

Las alergia típicas de la primavera pueden aliviarse con antihistamínicos y algún que otro consejo, como evitar parques o zonas verdes o utilizar mascarilla y gafas de sol. Pasar el aspirador en casa de forma habitual y no tender la colada en la calle para evitar que el polen se adhiera a las prendas también puede ayudar.

Disminuye nuestra capacidad de concentración

como nos afecta la primavera

Volvemos al principio, al famoso refrán de «la primavera la sangre altera». ¿Qué tiene de cierto? Según los psicólogos, mucho.

Porque el aumento de las horas de luz hace que disminuya la capacidad de concentración de la mayoría de personas cuando llega la primavera.

Aumentan las ganas de estar en la calle y pasar tiempo con los amigos y la familia, y las horas de trabajo o estudio se hacen cuesta arriba.

Liberamos más endorfinas

La llegada de los días soleados también tiene consecuencias positivas para el organismo. Gracias al sol, por ejemplo, sintetizamos mejor la vitamina D. y nos sentimos de mejor humor.

Esto se debe a que liberamos más cantidad de endorfinas. Por eso, la mayoría de las personas se sienten más activas y optimistas en primavera.

La primavera suele generar en la mayoría de personas un buen estado de ánimo. Por eso, es la estación ideal del año para comenzar nuevos proyectos, ya que nos sentimos plenos de ideas, ilusión y energía para afrontarlos.