Cómo evitar la pérdida de masa ósea

La pérdida de masa ósea afecta a todas las personas a medida que aumenta la edad, y especialmente a las mujeres.

perdida de masa osea

A partir de los 35 años, los huesos comienzan a perder masa ósea porque el cuerpo no crea suficiente masa nueva. Así, nuestros huesos se vuelven más porosos y frágiles. En las mujeres este proceso suele acelerarse con el cambio hormonal profundo que sucede con la menopausia.

Debemos controlar la pérdida de densidad de nuestros huesos, porque los casos más graves terminarán causando fracturas y osteoporosis. Podemos saber lo fuertes que están nuestros huesos a través de una sencilla prueba médica.

En los casos más graves de pérdida de masa ósea el médico nos recetará medicamentos o suplementos alimenticios.

Pero hay una serie de buenos hábitos que ayudan a nuestros huesos a mantenerse fuertes.

Los mejores aliados de unos huesos fuertes

perdida de masa osea

El calcio es fundamental para mantener la masa ósea. En las mujeres a partir de 60 años, tomar cada día 1200 mg de calcio es muy importante. Lo encontramos en algunas verduras y el pescado azul, pero sobre todo en los productos lácteos.

Para absorber el calcio es necesario que nuestro cuerpo tenga suficiente vitamina D. De nuevo nos encontramos con que las principales fuentes de vitamina D son los lácteos, aunque también se encuentra en otros alimentos como el hígado o el pescado azul.

A su vez, el sol es muy importante para nuestros huesos porque nos ayuda de forma natural a producir vitamina D. Tomar el sol sin excedernos y con protección solar ayudará a que nuestros huesos se mantengan fuertes por más tiempo.

perdida de masa osea

El ejercicio físico es otra de las claves para luchar contra la pérdida de masa ósea. Las personas sedentarias tienen muchas más probabilidades de que sus huesos se vuelvan frágiles que las que realizan algún tipo de actividad física.

No es necesario apuntarse a un gimnasio, ya que caminar es el mejor ejercicio para nuestros huesos. Veinte minutos diarios de un ejercicio moderado son recomendables para todo el mundo, especialmente para las mujeres de más de 55 años.

perdida de masa osea

Seguir estos hábitos saludables, y evitar el tabaco y el alcohol retrasarán la pérdida de masa de nuestros huesos y nos mantendrán sanos y ágiles por más tiempo.