Vitamina B1, ¿por qué es tan importante?

La importancia de la Vitamina B1 en nuestra dieta

La vitamina B1 es la encargada de procesar los carbohidratos que ingerimos junto a los alimentos. Los carbohidratos sirven para dar sustento y energía al cuerpo pero, cuando la energía de estos no se usa se transforma en grasa.

La tiamina, más conocida como Vitamina B1, se encarga de ello. Ingerir unos mínimos de este aminoácido hace que los hidratos no se conviertan directamente en grasa. El micronutriente fue descubierto en 1990 y desde entonces se considera fundamental y necesario para mantener una dieta sana.

¿Dónde encontramos la Vitamina B1 y cuánta debemos ingerir?

La tiamina se encuentra en cereales de grano entero como la avena, el maíz, el pan de centeno, la harina integral, el arroz y la cebada. Encontrándose en estos alimentos es difícil sufrir déficit de esta vitamina. En ciertas dietas milagro se intenta evadir por completo la ingesta de hidratos y, por lo tanto, de Vitamina B1, es por ello que debemos tener cuidado.

Las legumbres como la soja, las judías blancas y las habas son las que mayor porcentaje de esta vitamina contienen. Además se encuentran en todos los tipos de frutos secos, pero en mayor cantidad en los pistachos, avellanas y las nueces.

Además, encontramos este aminoácido también en carnes y pescados. El cerdo es el animal terrestre del que podemos obtener más cantidad de esta vitamina. La encontramos especialmente en la panceta, los sesos, las chuletas y el hígado. Los pescados, tanto blancos como azules, poseen este aminoácido; especialmente la lubina, el lenguado y las sardinas.

El consumo diario recomendado es de 1,1 gramos en mujeres y de 1,2 en hombres. Encontramos este aminoácido en gran cantidad y variedad de alimentos. La cantidad mínima recomendada es tan pequeña que es difícil sufrir un déficit de esta vitamina.