Los edulcorantes son peores que el azúcar

La industria alimentaria debe reinventarse de forma constante. Con una población cada vez más preocupada por la salud y la sostenibilidad de los alimentos, el azúcar se ha situado en el punto de mira de nutricionistas y médicos.

los edulcorantes son peores que el azucar

Aparentemente existe una alternativa saludable: sacarina, aspartamo, ciclamato… distintos nombres para una misma cosa, los edulcorantes artificiales. Pero, ¿y si los edulcorantes son peores que el azúcar?

Las ventas de estos productos ha aumentado bastante en los últimos años. Su popularidad ha crecido a la par que el azúcar se convertía en el gran enemigo de una dieta sana. pero algunos estudios alertan sobre la seguridad de estos productos. E incluso argumentan que los edulcorantes son peores que el azúcar.

En primer lugar, los expertos cuestionan que haya relación entre la pérdida de peso y los endulzantes artificiales. La mayoría de los estudios afirman que su uso puede conllevar, efectivamente, a una pérdida de peso. Pero que esta es mínima, casi imperceptible, y suele estar causada también por otros factores.

los edulcorantes artificiales son peores que el azucar

Los médicos recomiendan consumir cualquier tipo de edulcorante solo de forma ocasional. Incluso la miel, que se presenta como saludable. La cantidad de vitaminas y elementos «buenos» en la miel es casi imperceptible. En conjunto, no es más que un montón de calorías vacías. Azúcar sin más, vaya.

¿Y qué pasa con la sacarina, la estevia o el aspartamo? Siempre se han consumido. Pero parecen estar viviendo una auténtica edad de oro en la actualidad. En su mayoría son edulcorantes artificiales, muy habituales en los productos light.

Sin embargo, los médicos argumentan que no tienen por qué ser opciones más saludables que el azúcar. La OMS ha consultado a la comunidad científica para elaborar una guía sobre estos productos. Y la mayoría de ellos dicen que no pueden demostrar que ayuden a adelgazar a largo plazo ni que sean saludables.

Algunos estudios argumentan que estos edulcorantes favorecen la acumulación de grasa a medio o largo plazo. Y otros dicen que es posible que alteren la flora intestinal. Por supuesto, dar estos sustitutivos del azúcar a niños no es para nada una buena idea según los médicos. Del mismo modo, todo apunta a que tampoco lo es para los adultos.

¿Qué podemos hacer entonces, si la ciencia demuestra que los edulcorantes son peores que el azúcar en si mismo? Volver a consumir azúcar refinada no es la mejor de las opciones. Lo mejor para nuestra salud será no consumir productos azucarados de forma artificial, ya sea con azúcar o con otros productos.

Llevar una alimentación sana exige dejar de consumir bollería y otros productos ultra procesados como yogures, zumos o refrescos. Por muy light que sean. Por muchos edulcorantes sustitutivos del azúcar que contengan.