Ohmmm…. ¿sabías que meditar adelgaza?

Conseguir una figura 10, especialmente antes del verano, es una obsesión para millones de personas en el mundo. Combinar una dieta con ejercicio físico suele ser el plan de acción más habitual. Pero cada vez más investigaciones apuntan a lo mismo: perder peso no es solo cuestión de contar calorías y sudar en el gimnasio.

Especialmente si queremos perder los antiestéticos michelines, hay muchas cosas que deberíamos hacer en lugar de matarnos a abdominales. Y una de ellas es practicar la meditación. Porque según los expertos meditar adelgaza.

meditar adelgaza

Conseguir un vientre plano sin jugarnos la salud

Los abdominales tradicionales que se han «recetado» para conseguir un vientre plano entrañan un montón de riesgos para nuestra salud.

Las elevaciones de piernas se han considerado siempre el mejor ejercicio para los músculos abdominales inferiores. Y los superiores se han trabajado siempre con series de abdominales en los que colocamos las manos en la nuca.

meditar adelgaza

El problema de estos dos ejercicios es que cuando los músculos del abdomen (que ahora los entrenadores llaman «el core») no están fuertes, tiramos de otros para poderlos hacer. El resultado suelen ser lesiones cervicales o lumbares que pueden llegar a ser muy graves y dolorosas.

Por eso, desde hace un tiempo se están poniendo de moda otras formas de conseguir un vientre plano más saludables y seguras. Es el caso de las planchas, un ejercicio con el que no forzamos tanto la espalda.

Sin embargo, los expertos insisten en que hay otros métodos de eliminar los michelines que mucha gente no practica: los masajes, la respiración y la meditación son algunos de los más útiles.

¿Cómo puede ayudarte la meditación?

La meditación no es más que una práctica para conocernos mejor, que nos enseña a estar más tranquilos con nosotros mismos y nuestro entorno.

Es cierto que no es fácil adentrarse en ella. Pero si finalmente conseguimos incorporar la meditación a nuestra vida, podremos encontrar la paz interior en cualquier momento y en cualquier lugar.

Uno de los principales motivos por el que estamos sobrealimentados en los países desarrollados se debe a la ansiedad. Si nos sentimos ansiosos, con miedo, preocupados, tensos… corremos a la nevera para calmarnos. Y solemos hacerlo con alimentos de escaso aporte nutritivo y mucha grasas y azúcares.

¿Superar una ruptura o un día de resaca con un plato de verduras? Lo normal es hacerlo con hamburguesas o helado. La meditación nos ayuda a diferenciar la sensación de hambre de la de ansiedad. Nos enseña a comer de forma consciente. Y son muchos los estudios que vinculan esta práctica con la pérdida de peso.

¿Cómo iniciarnos en la meditación?

meditar adelgaza

Es recomendable empezar esta práctica de forma guiada, bien con un profesor, un libro, unos vídeos… Hoy hay multitud de opciones que nos pueden ayudar a aprender a meditar.

Es fundamental hacerlo poco a poco, empezando por sesiones de apenas 5 minutos o menos si es necesario. Lo importante es no desmoralizarse, y tener presente que cada día lo haremos un poco mejor.

meditar adelgaza

Hay que buscar un lugar tranquilo, silencioso. La postura más habitual es con las piernas cruzadas, pero podemos meditar sentados en una silla o incluso tumbados en el suelo si nos resulta más fácil.

El gran reto es aprender a concentrarse en la respiración y en cada milímetro de nuestro propio cuerpo, como si no existiera nada más. Lleva tiempo lograrlo. Pero ahora que sabemos que además de sus otros beneficios, meditar adelgaza, merece la pena intentarlo.

Otras formas de adelgazar

meditar adelgaza

Foto: vilardelldigest.com

Existe una técnica de masaje coreana que está empezando a popularizarse en los países occidentales. Se llama Bok Bu y consiste en centrar el masaje en el vientre.

Los coreanos aseguran que es aquí donde somatizamos las emociones y acumulamos más tensión. Y que esta parte del organismo tiene una importancia vital para que el resto del cuerpo esté sano.

Con este tipo de masajes no solo desbloqueamos las emociones negativas. También conseguimos librarnos de la hinchazón abdominal, facilitar las digestiones y a la larga, aseguran los expertos, tener un vientre más plano.