¿Son o no peligrosos los tampones?

Muchas veces hemos oído que los tampones son peligrosos para la salud. Pero, ¿es realmente cierto o solo un bulo extendido desde hace años? En este artículo hablamos de si los tampones son seguros o no. Y te damos las claves para utiliarlos de forma correcta, sin poner en riesgo tu salud.

El tampón es el método de protección más utilizados por las mujeres en el mundo cuando tienen el periodo. Y aunque los tampones modernos aparecen en el mercado en los años 30, el tampón es mucho más antiguo. Ya en la Grecia clásica Hipócrates ideó uno de los primeros tampones, hecho con hilo enrollado alrededor de un pequeño trozo de madera.

los tampones son peligrosos

Los tampones son probablemente el método de protección durante la regla más cómodo que existe. Permite a las mujeres una libertad total de movimientos, se pueden utilizar en playas, piscinas o practicando cualquier deporte.

Además, al recoger el sangrado en el interior del cuerpo resultan más higiénicos que las compresas, y se evitan los malos olores. Sin embargo, debido sobre todo al SST (Síndrome del Shock Tóxico), se suele argumentar que los tampones son peligrosos.

El SST es una enfermedad rara, muy poco frecuente, pero que puede llegar a tener consecuencias muy graves. Está causado por una toxinas bacterianas. Y aunque se ha relacionado este síndrome con las mujeres que utilizan tampones en sus reglas, el SST afecta a mujeres, niños y hombres.

los tampones son peligrosos

Los estudios científicos no han terminado de demostrar la relación entre los tampones y el SST. Entonces, ¿es cierto que los tampones son peligrosos o no? El tampón es un producto higiénico perfectamente seguro e inocuo, siempre que se utilice correctamente y siguiendo estos consejos.

El más importante es no utilizar nunca un tampón demasiado absorbente para el flujo de regla. Lo correcto es ir adaptando el grado de absorción de los tampones a los días del período. Esto evitará que el tampón provoque roces incómodos. Y reducirá la producción de las bacterias que provocan el SST.

El segundo consejo a la hora de utilizar tampones es no utilizarlos durante todo el día y descansar al menos 8 horas. Por eso es recomendable quitárselos durante las horas de sueño, utilizando por ejemplo una compresa.

Es igualmente importante no utilizarlo en los días previos al período, como algunas mujeres hacen. Los tampones deberían utiliarse solamente para recoger el exceso de sangre, no el flujo vaginal.

Cambiar el tampón cada cuatro horas aproximadamente,lavarse las manos antes, nunca reutilizar un aplicador y colocarlos de la forma correcta son otras de las recomendaciones. Y aunque suene a broma, es importante acordarse de quitárselos, algo que a muchas mujeres se les olvida.