Las ventajas e inconvenientes de ser vegano

¿Qué nos puede pasar si dejamos de comer alimentos que provengan de los animales?

Cambiar tus hábitos alimenticios al veganismo no es una decisión que se deba tomar a la ligera. No basta con unos simples tips o consejos. Es necesario la opinión de un experto nutricionista que te inculque una dieta base desde la cual se pueda seguir una dieta equilibrada. Te contamos así las ventajas e inconvenientes de ser vegano, toma nota de todo lo que tienes que saber antes de hacer este cambio.

Pese a que tiene gran cantidad de ventajas, es fácil también que, por falta de información o costumbres, nos encontremos en algún momento dado con algún valor energético bajo.

La gran mayoría de gente toma esta decisión por motivos morales como la preservación de la vida animal. Otras personas por motivos de salud. Tanto unos como otros piensan que bastan con suprimir todos los alimentos que provengan de origen animal y comer verdura variada. Pero en realidad lo que hay que hacer es sustituir los nutrientes que aporta la carne por los que puedan proveer ciertos alimentos de origen vegetal.

Es decir, no todas las verduras nos nutren igual, ni contienen el mismo valor nutricional. Por lo que es fácil que se produzca un déficit de algún valor sin una dieta adecuada.

Empezamos con las ventajas de ser vegano:

-Dejar de comer carne y pasar a comer alimentos de origen vegetal rebajará el colesterol en la sangre. Favoreciendo la circulación, disminuyendo la presión arterial y evitando así las enfermedades cardíacas.

-Ya que se basa en una dieta con mucha fibra y alimentos que facilitan ligeros que facilitan el tránsito intestinal se facilita la evacuación de residuos.

-La pasta pasará a ser una de las fuentes más importantes de energía, y para proveer al cuerpo de proteínas las legumbres serán la mayor fuente de este valor energético.

-Debido a que las verduras, frutas y hortalizas serán parte clave de la dieta, no se requerirán suplementos de fibra o vitaminas. Éstas se ingerirán de manera natural.

-La ingesta de calorías por gramo es menor en las dietas que se basan en vegetales que en dietas en las que se incorporan elementos de origen animal. Por lo que se puede comer más cantidad de comida reduciendo la ingesta calórica.

A continuación, los inconvenientes:

-Los más común es que los niveles de proteínas y aminoácidos se vean reducidos al detener en seco la ingesta de carne, pescado y derivados. Lo que en los más pequeños puede suponer un problema en el desarrollo de órganos, músculos y huesos. Es importante informarse bien antes de someter a los pequeños de la casa a estas dietas. De la misma manera que si decidimos seguirla nosotros, es clave informarse con un nutricionista.

-Hay que procurar no excederse con los hidratos. Lo más sencillo a la hora de elaborar un plato combinado es tirar de pasta y usar la verdura como guarnición. En ciertas ocasiones puede estar bien, pero a largo plazo no controlar la ingesta de hidratos puede provocar sobrepeso. La base de la dieta han de ser las verduras, hortalizas y legumbres. Dejando los hidratos -obtenidos de la pasta- y azúcares -obtenidos de la fruta- en segundo lugar, pese a ser también importantes.

-Aunque las legumbres serán una fuente de proteínas, la carne sigue teniendo unos aminoácidos y proteínas que no podemos conseguir en los alimentos de origen vegetal. De manera que habrá que añadir a la dieta una serie de suplementos que nos proporcionen los elementos que nos falten al eliminar los elementos cárnicos que necesitamos.

Una vez vistas las ventajas e inconvenientes de ser veganos convendrá: primero asesorarse mediante un nutricionista, echarle imaginación a las recetas para no caer en la monotonía de la pasta y acostumbrarse a tomar suplementos.

Eso sí, no hará falta preocuparse por si ingerimos suficiente fibra o vitaminas; aparte de poder comer hasta saciar nuestro hambre sin tener que sentirnos culpables después.